Categories
BAM

Obras frente a la escuela vuelven a incumplir la normativa y se inician sin licencia

El viernes demolieron un muro a escasos metros de la puerta del cole a la hora de salida del alumnado

Momento en que se demolía el muro junto a la salida del colegio (16:23h). Descarga foto.

Asier Abaunza (EAJ-PNV), el concejal de Obras y Urbanismo nos explicó reiteradamente en pleno municipal, cuando  el 29 de octubre de 2020 expusimos como AMPA los problemas derivados de las obras, la importancia de hacer cumplir la legalidad. Sus palabras exactas fueron “lo que tiene que prevalecer es la Ley”. Pues bien, este jueves han empezado las obras del edificio que albergará la sede del obispado de Bilbao y una clínica de Mutualia, en la parcela frente a nuestra escuela (CEIP Cervantes HLHI) donde antes se ubicaba la escuela de magisterio BAM. Si bien sabíamos iban a que comenzar de un momento a otro, nos ha sorprendido que empezaran a picar, porque todavía el obispado no ha obtenido la licencia para comenzarlas y pende sobre ellos la prohibición municipal expresa de iniciarlas hasta tener el permiso concedido.

En el caso de que, por alguna desconocida razón, tuvieran permiso especial para derribar el muro que rodea la parcela, las condiciones particulares planteadas en la licencia de derribo les obligan a varias cuestiones que se han saltado a la torera: no han instalado el preceptivo sonómetro para monitorizar el ruido, no han instalado malla de protección, no han regado con aspersores y no han respetado el horario establecido, entre otras.

Avisamos de la situación al concejal de Educación, Koldo Narbaiza (EAJ-PNV), por email y teléfono, la misma mañana del jueves. Todavía esperamos una respuesta. El viernes, los técnicos municipales y la concejala del área Salud, Yolanda Díez (PSE), también quedaron notificados por email y por registro en una carta en la que solicitábamos que tomaran medidas frente a unas obras que imposibilitarán durante años, por el ruido y el polvo, la vida normal de nuestra comunidad escolar.

Si iniciar las obras sin licencia y sin cumplir la normativa no fuera ya de por sí punible y debiera activar los mecanismos de control municipales, el viernes por la tarde la situación empeoró. Tras la demolición del resto de muros de la parcela, a las 16:00h quedaba en pie un único tramo de muro: el que linda con la zona peatonal junto a nuestra escuela en la calle Lersundi. Se trata de una zona de juego y estancia que se llena de familias y niños a partir de las 16:20h todas las tardes cuando salen de clase.

Pues bien, a las 16:16h inciaban la demolición de este tramo. Justo junto a 2 metros del juego infantil que hay instalado. Justo cuando ya las familias empezábamos a congregarnos en la zona porque nuestros hijos salen a esa hora. Picaban sin complejos, saltándose todas las condiciones que establece la licencia, y, sobre todo, con una falta de sentido común y organización. Habían decidido picar a la hora y lugar en la que más niños y familias hay en ese tramo de calle con unas vallas de plástico como toda protección. A las 16:25h, gracias a la intervención de un vecino, que desde su casa vio lo que pasaba, y de una madre, consiguieron hacer que los obreros pararan.

Koldo Narbaiza se comprometió a informarnos sobre el plan de obras, a esta AMPA y a la dirección del centro escolar, y seguimos esperando. La constructora hace lo que quiere sin respetar ni las normas y sin el mínimo sentido común para prevenir accidentes. Han comenzado las obras sin licencia y sin respetar las normas. Una vez más.

No es la primera vez que denunciamos irregularidades en estas obras. Los técnicos municipales nos han dado la razón varias veces. Este mes de octubre, el ayuntamiento ha confirmado lo que denunciábamos los vecinos, que la valla de obra estaba mal puesta y proponía multa al obispado. La plataforma vecinal contra el proyecto, Abando Habitable, también demostró que la grúa instalada para la demolición no contaba con la licencia correspondiente y tuvieron que parar las obras. Demostraron también con vídeos que incumplía en materia de regado de los escombros. Incluso la empresa constructora tuvo una inspección de trabajo de la Seguridad Social.

Si, pese a todo lo expuesto, el obispado de Bilbao, propietario de la parcela e impulsor del proyecto y pelotazo inmobiliario, sigue actuando impunemente, saltándose toda la normativa y poniendo en peligro a la comunidad escolar, no sabemos qué más tenemos que hacer para que se respete la legalidad. Esa legalidad que Asier Abaunza no paraba de decir que siempre había que respetar. ¿Necesita el ayuntamiento de Bilbao que ocurra un accidente para actuar?


Puedes ver en estos vídeos la secuencia completa de hechos sin interrupciones de todo el día, gracias a los streamings de vídeo que ofrecen diariamente:

Momento en que se demolía el muro junto a la salida del colegio (16:23h). Descarga foto.
Foto a las 16:31h con el alumnado ya junto a la valla de obra unos minutos después de haber conseguido parar las obras. Descarga foto.
Momento de la demolición a escasos metros de la puerta del cole extraida del streaming de vídeo en directo. Descarga foto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *